Día 1

Abro este pequeño diario que no sé cuándo acabará. Ni siquiera sé cómo ha empezado todo.

Mi hija me ha llamado llorando. Han insultado a sus amigos por el móvil. Tiene 12 años.

FUNDACIONANAR

Mapa-Teléfono-Menor-943x1024

Apenas entiendo lo que me dice, intento tranquilizarla -No te preocupes, cuando vengas hablamos y me lo explicas todo bien, mamá y papá te ayudarán, no tengas miedo- , le dije.

Pero ahora el miedo también lo siento yo.

No puedo dormir en toda la noche, no pasan las horas. No veo el momento de reencontrarme con mi hija mañana (de viaje con el colegio)… tengo tantas preguntas… ¿desde cuándo está sucediendo? ¿qué habrá pasado? ¿quién serán los afectados? ¿por qué está sufriendo mi hija en lo que debería ser el final de una etapa maravillosa con sus compañeros y compañeras de clase? ¿soy yo responsable? ¿he sido demasiado permisiva? ¿no lo he sido lo suficiente? ¿qué ha fallado?… me va a explotar la cabeza.

Día 2

Recibo a mi hija ocultando mi preocupación, tragando saliva. Parece tranquila, pero su gesto es serio.

Tras los abrazos y besos por la añoranza nos marchamos a casa… casi sin hacer preguntas… ¿qué tal el viaje? ¿estás cansada?… buscando en cada entonación y respuesta las claves para reconocer su estado de ánimo.

Tras una buena ducha reconfortante y el feliz reencuentro con la familia llega el momento de sentarse y abordar el asunto. Con seriedad y cautela. Con angustia.

Nos cuenta todo lo ocurrido al detalle, con la garganta hecha un nudo, pero valiente y sincera. Es difícil comprender en profundidad… son enredos de mensajes… dimes y diretes… pantallazos… audios…mentiras…orgullo…deslealtades…acusaciones… celos… envidias… chantajes… insultos…

Su padre y yo prácticamente no acertamos a hacer las preguntas correctas hasta que poco a poco vamos atando cabos y va cobrando sentido la historia. Con una madurez que nos sorprende (afortunadamente) nos explica y argumenta. Y nos enseña el móvil.

Nos quedamos helados. 12 años. Niños y niñas de 12 años. ¿Cómo es posible? ¿Qué mundo es éste? ¿dónde queda todo lo que les enseñamos? ¿lo que le enseñan en la escuela?… no les conocemos. No conocemos la forma de relacionarse de hoy en día, de hablarse. Ni la podemos comprender. Nuestro mundo de mayores no es así ¿o sí? Tantos consejos, tantas advertencias… y caen en todas las trampas, una por una.

Día 3

Dos noches sin pegar ojo. Padres y madres llamándonos para contrastar informaciones, relatos… ¿cómo está tu hijo? ¿cómo está tu hija? ¿cómo estás tú? Cada familia es un mundo… y cada una resuelve el conflicto de una forma distinta. Lo que todos y todas tenemos en común es la perplejidad de ver que niños y niñas tan pequeñas se hablan y relacionan así, con tal violencia verbal y nos preguntamos ¿qué les espera dentro de unos años? Y no sabemos de la misa la mitad…

Día 4

Se ha informado al colegio de la situación y se ha comenzado a intervenir… o eso parece. Quedan dos semanas de clases, ya está todo hecho. Pero lo que lleva varios años fraguando no se detendrá aquí y ahora. Ya se habían dado avisos anteriormente pero quedaron en nada… esta vez ha sido más fuerte que las anteriores… todos saben… todos callan… todos ignoran… y niegan. Tiempo de impasse.

Día 5

Veo aliviada que mi hija ha reforzado los lazos con sus amigos y amigas. Estas experiencias les hacen sufrir y madurar a toda velocidad. Me entristece.

Tengo tantas preguntas… es tanta la presión social… la presión que sufren desde las redes sociales… están tan indefensos/as… no pueden decidir como adultos, como lo haríamos nosotros, son menores !! … y están aprendiendo a relacionarse a través de un entorno virtual. Nuestra supervisión no es suficiente… es un gran problema.

Lo mejor que puedo hacer es proporcionarle experiencias reales, directas, de persona a persona. Deportes de equipo, campamentos, relacionarse con personas de otros ámbitos y ciudades, culturas. Y mostrarle que la amistad es otra cosa. La amistad no es una lucha de egos, de fotos, de “likes”, de bandas … la amistad es honestidad, respeto, paciencia, amabilidad, humildad, confianza, lealtad…

…pero ahora no sé si esa amistad que un día conocimos existe. La amistad de hoy en día es rápida, de usar y tirar, tiene fecha de caducidad.

Una reflexión:

¿Estamos los padres y madres desfasados? ¿desconectados de su realidad? ¿este mundo digital nos ha pillado fuera de juego? ¿nos creímos que no nos pasaría a nosotros? ¿acaso no nos han avisado lo suficiente? ¿acaso no hemos luchado lo suficiente?

No quiero tirar la toalla. Quiero seguir confiando en la educación en la paz y en los valores. Quiero luchar para que mi hija y mi hijo miren hacia atrás en el futuro y recuerden a sus amigos y amigas como lo que fueron, niños y niñas, amigos de juegos, amigos de aventuras y experiencias. Amigos y amigas que crecieron juntos como lo hicieron sus padres, con alegrías y frustraciones. Reales, de carne y hueso.

Pero lo mismo… lo mismo me he quedado anclada en el pasado y el presente nos ha atropellado.

Recursos:

Como recurso inicial e imprescindible os dejo esta GUÍA PARA PADRES Y MADRES elaborada por CEAPA – Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado:

GUÍA ACOSO ESCOLAR – CEAPA

guiaacosoescolarceapa

https://www.ceapa.es/sites/default/files/Documentos/Guia%20acoso%20escolar%20CEAPA.pdf

 

TELÉFONO ANAR DE AYUDA A NIÑOS Y ADOLESCENTES

En el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes dan respuesta inmediata a todo tipo de problemas: acoso escolar, violencia de género, maltrato, trastornos de alimentación, ciberbullying, entre otros. Cualquier niño o joven puede marcar nuestro número, que es gratuito y confidencial, y encontrará al otro lado un psicólogo que le va a escuchar el tiempo necesario, que le orientará en su problema y que le ayudará a encontrar un solución.

El objetivo principal del Teléfono ANAR es facilitar a los niños y adolescentes un espacio seguro, confidencial, en el que se sientan escuchados y respetados, y en el que puedan expresar libremente aquello que les ocurre para intentar buscar alternativas a sus problemas conjuntamente con ellos.

Su web con toda la información:

https://www.anar.org/que-te-preocupa/

 

Y es que…son mis amigos… por encima de todas las cosas…

 

comentar

Anuncios