Es mi pregunta tras las campañas de difusión que hemos vivido esta última semana de mayo a propósito del Día de la Madre. Porque madre no hay más que una… y como la mía ninguna… o eso dice el dicho popular.

Y en esto que llamo “el día después” dejo las reflexiones que me han estado rondando por la cabeza toda la semana, como un martillo, por cada anuncio de televisión, por cada foto en las redes sociales… por cada frase “divertida”… por cada debate de mesa-camilla/facebook… por cada grupo de whatsapp…

auroraescribano_madre

“MANOS” Óleo sobre tela de Aurora Escribano

Fuente: amasquefa

Estos días he pensado en los niños y niñas que han perdido a sus madres víctimas de la violencia de género. Asesinadas.

He pensado en los niños y niñas que son criados por sus abuelos/as porque sus madres han emigrado para trabajar y darles una vida mejor. O en esos chiquillos y chiquillas que ven a su madre un rato cada día porque no puede conciliar su vida laboral con la familiar.

Estos días he recordado a los niños y niñas que forman parte de otras tipologías de familia, donde hay dos madres o dos padres, una madre sola, un padre solo…

He pensado en los niños y niñas refugiadas que están solos y solas vagando por Europa.

También en los niños y niñas que están pasando por un proceso de separación en el matrimonio, en la pareja, en la familia.

He pensado en los niños y niñas que sienten el dolor de la pérdida de su madre por la enfermedad, el cáncer.

No me he olvidado de los niños y niñas cuyas madres tóxicas marcan su personalidad para el resto de su vida.

He recordado a los niños  y niñas que viven en familias de acogida…

He reflexionado sobre la maternidad subrogada.

Pienso en estos niños y niñas que tienen a su madre y todo es positivo… y resulta hermoso hacerle una manualidad en el cole y darle millones de besos y abrazos ese primer domingo de mayo…y pienso en los niños y niñas que pasan estos días por un trago muy amargo…

Madre sí hay más que una. Hay muchas. Las que no volverán, las que no están a la fuerza, las que están pero como si no estuvieran, las que están cuando pueden, o les dejan, las que paren, las que no paren, las que deciden en solitario, las que no tienen opción, las que hacen de madres sin ser las biológicas, las que crían, las de sangre, las políticas, las buenas, las malas…

Es triste. La exaltación de lo comercial se comerá al ser humano.

Hay tantos estereotipos… hay tantos juicios… tanta hipocresía…

@GemaGlo

comentar

 

 

 

 

 

Anuncios