La OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que la prevención y la detección temprana son fundamentales para detener el alarmante aumento de la incidencia de esta enfermedad. Nos recuerda que en año 2012 se registraron 8,2 millones de nuevos casos y estima que esta cifra subirá a 22 millones anuales en las próximas dos décadas. El cáncer es la principal causa de muerte a escala mundial.

tiempodetrabajosocialdiacancer
Fuente http://www.un.org

Los datos son alarmantes, no es de extrañar que cada año demos mayor difusión a esta enfermedad a la que, en mi opinión, se le da una imagen dulcificada en los medios de comunicación. El Cáncer no es de color rosa. No. Creo que a estas alturas todas las familias de nuestro país pueden dar testimonio de la crudeza de esta enfermedad. Seamos realistas: los recursos de los que disponga la persona enferma de cáncer y su familia o red de apoyo, así como el lugar donde vive determina la posibilidad de sobrevivir a esta enfermedad. A menos recursos económicos, políticos, sociales, menos probabilidades de sobrevivir a la enfermedad. Son datos objetivos.

Datos relevantes:

  • Los cánceres más mortíferos son los de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.
  • Los tipos de cáncer más frecuentes son diferentes en el hombre y en la mujer.
  • Aproximadamente un 30% de las muertes se deben a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas  y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
  • Fumar es el factor de riesgo más importante y la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer y el 71% por cáncer de pulmón.
  • Los cánceres causados por las infecciones por virus, como las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o los papilomavirus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes en los países de ingresos bajos y medios.
  • Aproximadamente un 70% de las muertes registradas en 2008 se produjeron en países de ingresos bajos y medios.

Estrategias de prevención:

  • Intensificar la evitación de los factores de riesgo;
  • Vacunar contra los PVH y el VHB;
  • Controlar los riesgos ocupacionales;
  • Reducir la exposición a la radiación solar;

Trabajo Social y Cáncer

Nuestra profesión, el Trabajo Social, tiene un papel muy importante con las personas afectadas por esta enfermedad y sus familias, así como la coordinación con entidades e instituciones. El reto es grande y tenemos mucho por hacer.

Las principales demandas que nos encontramos los y las trabajadoras sociales son:

-Acompañamiento al paciente y cuidado a la persona cuidadora.

-Apoyo psicosocial y familiar.

-Información y asesoramiento sobre recursos disponibles.

Nuestro Consejo General del Trabajo Social colabora estrechamente con la Asociación Española Contra el Cáncer bajo el marco de un convenio de colaboración que desarrolla acciones facilitadoras para que los y las trabajadoras sociales den una mejor respuesta a las demandas sociales de los pacientes y sus familias. Las líneas acordadas en este convenio son:

  1. Identificar buenas prácticas para acceder a recursos paliativos.
  2. Identificar las necesidades sociales y perfiles específicos de personas con cáncer y sus familias.
  3. Visibilizar y reforzar el papel de los y las trabajadoras en cuidados paliativos.
  4. Informar y difundir los recursos de la AECC.
  5. Organizar encuentros de sensibilización sobre el impacto social del cáncer.

Un apunte sobre cuidados paliativos:

Como su nombre indica, van dirigidos a aliviar, no a curar, los síntomas del cáncer. Pueden ayudar a los enfermos a vivir más confortablemente; se trata de una necesidad humanitaria urgente para las personas de todo el mundo aquejadas de cáncer u otras enfermedades crónicas mortales. Se necesitan sobre todo en lugares donde hay una gran proporción de enfermos en fase avanzada, que tienen pocas probabilidades de curarse.

Los cuidados paliativos pueden aliviar los problemas físicos, psicosociales y espirituales de más del 90% de los enfermos con cáncer avanzado.

Las estrategias eficaces de salud pública, que abarcan la asistencia comunitaria y en el propio hogar, son esenciales para ofrecer alivio del dolor y cuidados paliativos a las personas enfermas y a sus familias en los entornos con pocos recursos.

El tratamiento del dolor moderado a intenso causado por el cáncer, que aqueja a más del 80% de los enfermos oncológicos en fase terminal, requiere obligatoriamente una mejora del acceso a la morfina por vía oral.

El Estudio acerca del abordaje desde el Trabajo Social de las necesidades sociales de personas con cáncer al final de la vida y sus familiares” destaca los siguientes puntos:

  • El 44% de las trabajadoras sociales identifican al tercer sector como principal garante de la cobertura de la necesidad de acompañamiento de pacientes al final de la vida y sus familiares. No obstante, recuerdan que es el Estado quien debe garantizar los derechos de la ciudadanía, con el apoyo del tercer sector.
  • El estudio pone de manifiesto la necesidad de mayor apoyo social y domiciliario, así como una mayor agilidad en el trámite para acceder a los recursos disponibles.
  • La AECC tiene un tiempo medio de respuesta de dos semanas para las ayudas económicas de emergencia para los pacientes en paliativos y sus familias.
  • El CGTS exige una coordinación formal y estructural de los sistemas sanitarios y de servicios sociales, en la que profesionales del trabajo social asuman la gestión del caso.
  • Entre las demandas, cabe destacar la necesidad de formación específica de los y las profesionales en cuidados paliativos.

Las conclusiones más relevantes del Estudio sobre Cuidados Paliativos son:

  • Para Trabajo Social, los principales retos pasan por incrementar los recursos que la Administración Pública destina a los cuidados paliativos. Esto implica incrementar el presupuesto, aumentar la ratio de trabajadoras sociales en los equipos multidisciplinares y el reconocimiento profesional de estas en esta área.
  • Existen necesidades urgentes en los pacientes al final de su vida y sus familias que requieren vías de acceso urgente a los recursos, tanto de SAD, como todos los contemplados en la Ley de Dependencia.
  • Papel del Tercer Sector, especialmente significativo en el voluntariado y las ayudas económicas de emergencia.
  • Coordinación entre entidades y recursos como herramienta fundamental para responder a las necesidades reales, pero importancia de crear cauces oficiales para garantizar la efectividad de la misma.
  • Necesidad de mayor dotación de recursos a la Administración, tanto humanos como económicos (más presupuesto, más ratio de trabajadoras sociales dedicadas a paliativos, mayor reconocimiento profesional…).
  • Necesidad de apoyos en casa (tanto para respiro como para apoyo en gestiones) directamente proporcional al aumento de edad.
  • Falta de efectividad de la Ley de Dependencia y sobrecarga de los recursos municipales de ayuda domiciliaria (SAD).
  • Incorporación de la figura del/la trabajador/a social en las unidades de cuidados paliativos, en línea con lo establecido en la Estrategia Nacional de Cuidados paliativos (equipos multi e interprofesionales).
  • Papel incipiente de la mediación, como herramienta en el trabajo familiar, multicultural y de cuidados.
  • Importancia del papel de la comunidad, como respuesta al nuevo contexto social y por su potencial indudable para ampliar las redes de apoyo.

Los y las trabajadoras sociales tenemos mucho por hacer y reivindicar:

  • Políticas Sociales: Para la prevención y control del cáncer es fundamental la implicación y el compromiso político. Una Ley Marco.
  • Investigación: Financiación y estrategias científicas para llevar a cabo investigaciones sobre las causas de la enfermedad y su tratamiento.
  • Divulgación del conocimiento. Información.
  • Protocolos, normativas, coordinación, instrumentos para planificación e intervención, prevención, detección temprana, tratamiento y atención a las personas afectadas y sus familias.
  • Redes de colaboración entre organismos, entidades, asociaciones. Un Foro Mundial experto.
  • Sistema de Salud pública UNIVERSAL, con recursos materiales y humanos que den cabida a los servicios asistenciales y curativos de las personas enfermas de cáncer.

En este punto no quiero pasar por alto la legítima lucha de la comunidad TRABAJO SOCIAL SANITARIO para ser reconocido como profesión sanitaria. Os dejo un extracto de “Estrategias para el el Trabajo Social Sanitario sea reconocido como profesión sanitaria” elaborado por Eva María Garcés Trullenque, Trabajadora Social Hospital Clínico Universitario Zaragoza, Profesora Asociada de la Facultad de Ciencias Sociales Universidad de Zaragoza y Vicepresidenta de la Asociación Española de Trabajo Social y Salud:

¿QUÉ ESTRATEGIA TENEMOS QUE SEGUIR PARA QUE EL TRABAJO SOCIAL SANITARIO SEA RECONOCIDO COMO PROFESIÓN SANITARIA?

1. Necesitamos demostrar que somos necesarios para mejorar la eficacia de los servicios sanitarios.

2. Necesitamos una Especialización en Ciencias de la Salud: Título Oficial de Trabajador Social Especialista en Trabajo Social Sanitario para desarrollar nuestra actividad en centros, establecimientos y servicios del Sistema Nacional de Salud, o concertados con el Sistema Nacional de Salud. Deberán iniciarse conversaciones del Consejo General de Trabajadores Sociales con los Ministerios de Sanidad y Educación, para acordar en que disposiciones legales se producirá la inclusión.

3. Necesitamos una Ley donde se plantee el ejercicio de actividades sanitarias por titulados universitarios de Diplomado en Trabajo Social o Graduado en Trabajo Social.

4. Necesitamos que el Gobierno remita a las Cortes Generales en el plazo de doce meses un Proyecto de Ley que regule la actividad del «Trabajo Social Sanitario» como profesión sanitaria titulada y regulada, definiendo las condiciones de acceso a dicha profesión y las funciones que se le reservan.

5. Necesitamos al Consejo General del Trabajo Social.

6. Necesitamos el apoyo de la Conferencia de Decanos de las Facultades de Trabajo Social, de otras profesiones y de los partidos políticos

7. Necesitamos un nombre: Trabajador Social Sanitario

8. Necesitamos describir las competencias profesionales en el área de la salud reservadas específicamente al Trabajador Social Sanitario

9. Necesitamos posteriormente la regulación profesional, es decir, la organización colegial deberá decidir las posibles vías de homologación para los profesionales en ejercicio (acreditar unos requisitos específicos, debiendo llegar a acuerdos con la administración).

10. Necesitamos incorporarnos al Registro Estatal de Profesionales Sanitarios (Real Decreto 640/2014 de 25 de julio, por el que se regula).

Recursos:

ASOCIACIÓN ESPAÑOLA CONTRA EL CÁNCER

CONSEJO GENERAL DEL TRABAJO SOCIAL

MINISTERIO DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD

CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES ONCOLÓGICAS

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ONCOLOGÍA MÉDICA

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA: TASA DE MORTALIDAD EN ESPAÑA

RTVE: Cáncer

Espero que este post te haya parecido interesante y te animo a dejar tu COMENTARIO ⇓ para aportar tu punto de vista, los recursos que conozcas en tu ámbito de actuación o tu entorno, y si eres Trabajador/a Social Sanitaria déjanos tu aporte que seguro será enriquecedor.

Un saludo muy social,

@GemaGlo

Siéntete libre de conectar conmigo en LinkedIn y en Twitter, también puedes suscribirte al blog y recibir cada nueva entrada en tu email. Gracias !!

Anuncios