Con las pilas puestas y a toda máquina ha llegado la hora de comenzar el año ¡pero de verdad!, se acabaron las fiestas, reuniones, rebajas, y los excesos. Hay que tomarse en serio y con fuerza este inicio y aprovechar estas buenas intenciones que todas y todos tenemos en estas fechas ¿de qué mejor forma? Renovando nuestros retos anuales, como es de rigor.

Y como éste no es un blog de estilo de vida, sino de Trabajo Social y sus aventuras varias, pues nos olvidamos del gimnasio y el dejar de fumar, las dietas… y nos ponemos en clave social:

RETO 1: Ponerme al día en formación continua: Analizar mi formación y mis carencias, hacer una lista con los cursos disponibles presenciales interesantes en mi zona, también online y hacer al menos dos este año.

Importante: asistir a algún Congreso de Trabajo Social. El año pasado me dio mucha energía compartir con los compañeros y compañeras de profesión unos días donde el Trabajo Social era el protagonista.

RETO 2: Leer mucho. Y este año me lo tomo en serio. Leer, leer y leer. Trabajo Social en vena.

RETO 3: Practicar el activismo. Sí. Importante. No basta con darle a me gusta y compartir en facebook. Hay que comprometerse con los y las compañeras en lucha. Es un momento histórico, los cambios sociales son posibles, están muy cerca, y no se consiguen en un sillón frente al televisor. Hay que ponerse la camiseta naranja, la amarilla, la verde, la blanca, la morada ¡Todas! A estas alturas ya sabemos que unidos nos hacemos oír. Trabajo Social es nuestro nombre y comprometido es nuestro apellido.

RETO 4: Dar difusión a nuestra profesión y a nuestro trabajo diario. Sí, compañeros y compañeras, hay que dar la brasa. Vemos día tras día cómo nos cambian el nombre por “asistentes y asistentas”, vemos en los medios de comunicación cómo confunden los “trabajos en beneficio de la comunidad” con “trabajos sociales”, sabemos que todavía los usuarios y usuarias, los ciudadanos y ciudadanas no saben a ciencia cierta todo lo que hacemos ¿Que no tenemos tiempo o todos nos sabemos manejar esto de las redes? No hay problema, apoyemos a todos y todas las compañeras trabajadoras sociales que escriben sus artículos, sus blogs, sus libros, los colegios profesionales y gabinetes profesionales que comparten información y noticias. Hagamos que este año el Trabajo Social cuente, importe, y tenga presencia. Fuera complejos.

RETO 5: Hacer voluntariado: Sí, voluntariado, no trabajo gratis. Hay que recordarlo porque es un mal endémico de nuestro sector. Hay asociaciones sin ánimo de lucro pequeñas que siempre necesitan una mano extra en sus actividades y es muy sano echar un par de horas a la semana en algún proyecto que nos guste. Y es que somos trabajadores/as sociales por vocación y hay que bajar a las trincheras para mancharse las manos, nos reajusta.

RETO EXTRA: Unirse a una causa. Si bien hay algunas en las que no podemos ayudar en primera persona siempre podemos dar soporte económico para que otras organizaciones sigan con su importante labor. (Puedes entrar en este post donde hago un recuento de algunas importantes).

¡Me embalo!, se me ocurren una docena de retos más, y es que mi profesión me ilusiona, me emociona, me sube la vibración, ¡la energía! ¿Estos cinco parecen fáciles verdad? Pues a por ellos.

Te invito a compartir estos cinco primeros retos y sumar el tuyo ¡participa! (Reto 5)

Si te ha parecido interesante esta entrada te invito a que dejes tu comentario y hagamos feedback, siéntete libre de conectar conmigo en LinkedIn y en Twitter, también puedes suscribirte al blog y recibir cada nueva entrada en tu email.

Un saludo  muy social.

 

 

Anuncios