delawer

Después de un PREÁMBULO que emociona, con párrafos como:

“Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”…  

…”Considerando también esencial promover el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones”…

…”Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre, y considerando que una concepción común de estos derechos y libertades es de la mayor importancia para el pleno cumplimiento de dicho compromiso”….

…y una proclamación solemne:

“LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción”…

…nos topamos con la realidad. La dura realidad. Una realidad donde los Derechos Humanos son ignorados a conveniencia por los poderes económicos, políticos, sociales, religiosos…donde puedes ser víctima de la trata de personas, o no ser aceptado/a como asilado/a o refugiado/a, o perseguido/a por tu raza, idioma, color, condición sexual, política, social o religiosa, donde no se respetan ni los más básicos Derechos Humanos de los niños y niñas víctimas de la POBREZA y la EXCLUSIÓN. Una realidad de niños y niñas soldado, de mujeres, hombres, niños y niñas explotados sexualmente, u obligados a contraer matrimonio en contra de su voluntad. Niños y niñas que mueren bajo las bombas y las guerras de los mayores. Una realidad donde las personas están a merced de los poderes fácticos. Una realidad de DESIGUALDAD profunda en todos los ámbitos.

No hay ningún artículo en esta Declaración Universal de los Derechos Humanos que se pueda descartar, porque todos tienen una importancia primordial. (TEXTO COMPLETO DE LA DECLARACIÓN UNIVERSAL) Tengo la sensación que vivimos en unos tiempos oscuros donde la violación de los Derechos Humanos es permanente y se mira hacia otro lado, no solo por parte de los de arriba, también por los de aquí abajo,  toda y todo hijo de vecino. Quiero mencionar, por poner algún ejemplo cercano, que miramos hacia otro lado cuando vemos morir ahogados a personas que intentan cruzar el mar Mediterráneo, desesperados por encontrar seguridad y subsistencia, o que mueren quemados en una cueva al otro lado de la admirada frontera sur. Miramos para otro lado cuando compramos ropa fabricada en condiciones de esclavitud, por ahorrarnos unos euros.

Miramos para otro lado cuando se desalojan personas de sus casas, de sus vidas, diariamente, y no desalojamos del poder a los que lo han permitido, y lo seguirán permitiendo. Miramos para otro lado cuando se cierran comedores sociales, se recortan recursos sociales, se permiten copagos, se demoran los pagos a los/las dependientes, no se denuncian las corruptelas… dándonos golpes en el pecho pero sin aceptar la cuota de responsabilidad que tenemos como individuos. Preguntémonos, una vez más ¿Qué podemos hacer cada uno/a?

2016: Seguimos mirando hacia otro lado.

Un año y poco ha cambiado. Pero siempre firme ese “nunca mas a las políticas del miedo” #DiadeLosDerechosHumanos

Miramos para otro lado cuando más de cuatrocientas personas saltan una vaya que les separa de un país libre y seguro… ENTRADA MASIVA DE MIGRANTES EN CEUTA 09/12/2016:
entradamasiva
Imagen: El Faro de Ceuta
Artículo 14, Declaración Universal de Derechos Humanos: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.”
El derecho de asilo exige de los países que, por lo menos de manera temporal, se reciba en algún lugar a las personas que huyen de la persecución o el peligro. Un componente esencial de la institución de asilo es el principio de no devolución. Este principio, consagrado en el artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, prohíbe, por expulsión o devolución, poner en modo alguno al refugiado en las fronteras de territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social o de sus opiniones políticas. La devolución puede adoptar diversas formas, incluida la no admisión en la frontera (rechazo en frontera) y la interceptación. (www.acnur.org)
Desde el Trabajo Social:
Y poniendo el foco en mi profesión, como trabajadora social que soy, resaltar y no por ser el más importante, el Artículo 25:
1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.
2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.
Qué utopía ¿verdad? Justicia Social, un mundo soñado e irreal. Y miraremos hacia atrás y diremos: qué cerca lo tuvimos.
Sin olvidar el CÓDIGO DEONTOLÓGICO que nos distingue como trabajadores/as sociales, donde los Derechos Humanos tienen un papel protagonista.
No te pierdas: DOCUMENTAL “DERECHOS SOCIALES” por la DIGNIDAD
Puedes leer también:
Puedes leer el siguiente artículo:
No quiero terminar con este sabor amargo, por lo que voy a escribir en letras mayúsculas palabras hermosas que aparecen en la Declaración Universal de los Derechos Humanos:
FRATERNIDAD
LIBERTAD
IGUALDAD
SEGURIDAD
PROTECCIÓN
JUSTICIA
PARTICIPACIÓN
VOLUNTAD DEL PUEBLO
TRABAJO
SALARIO
DIGNIDAD
CULTURA
CIENCIA
PAZ
FAMILIA
COOPERACIÓN
RESPETO
EDUCACIÓN
feedback
Si te ha parecido interesante esta entrada te invito a que dejes tu comentario y hagamos feedback, siéntete libre de conectar conmigo en LinkedIn y en Twitter, también puedes suscribirte al blog y recibir cada nueva entrada en tu email.
Un saludo muy social 😉
Anuncios